Archivo

Archive for 24 abril 2011

Nuevos Campus Universitarios


Nuevos tiempos, nuevas realidades. Nuevas realidades que comportan amenazas, sí, pero sobre todo nuevas realidades esencialmente comportan grandes oportunidades. Y todo ello se ve perfectamente en las oportunidades que se generan en los campus universitarios, oportunidades que van muy especialmente al nuevo contexto tecnológico en el que está inmerso la sociedad actual. Sin restar importancia, por supuesto, al nuevo marco de relaciones sociales y de otros ámbitos que generan tanto este nuevo contexto tecnológico, como muchos otros múltiples y diversos factores.

Pero estas oportunidades en los campus universitarios van relacionadas con que los campus universitarios logren satisfacer e integrar las necesidades que estos demandan para estar adaptados al nuevo contexto tecnológico y que puedan ejercer su función. Una función que ha sido primordial con el paso de los tiempos, pero que como cualquier función requiere adaptarse.

Y es que los tiempos han cambiado, y de forma genérica en el entorno del aprendizaje se ha pasado de un modelo de aprendizaje basado en la uní-direccionalidad de la enseñanza, entendiendo a está como un ente pasivo y en el cual la base se centraba en la estandarización y la memorización, a un modelo activo, interactivo, de interrelación, en definitiva a un modelo de aprendizaje actual, y ello tiene también mucha y especial incidencia en los campus universitarios.

Y esta necesidad que se genera en el nuevo modelo de los campus universitarios, requiere que los mismos se diseñen y se desarrollen en base a este nuevo paradigma. Y para ello deben de reunir ciertos requisitos, deben de cubrir ciertas necesidades para que sigan cumpliendo la función esencial que a lo largo de la historia han venido cumpliendo.

Así, las necesidades básicas que los nuevos campus universitarios pueden precisar, se podrían resumir en las siguientes consideraciones:

El nuevo campus universitario, tiene que ser un espacio de interrelación e intercomunicación. Es decir, tiene que ser un espacio que fomente el crecimiento y el conocimiento por medio de lo social, y por ello es muy importante que sus estructuras estén adaptadas para ello.

También es muy importante y necesario que los nuevos campus universitarios estén orientados a la innovación, a la creatividad. Por ello, y desde la base social anteriormente mencionada, los nuevos campus universitarios deben de estar diseñados y estructurados desde una vertiente más informal, menos rígida que los de antaño, para fomentar, para generar y crear el espacio de la innovación y de la creatividad.

Y para que todo ello sea posible, para que todo ello resulte completo, los nuevos campus universitarios tienen que ser tecnológicos. Tienen que fomentar la utilización intensiva de las nuevas tecnologías. Nuevas tecnologías que bien implementadas y administradas, entre otras muchas aportaciones y ventajas, aportarán, posibilitarán ese espacio social, innovador y creativo anteriormente mencionado.

 

Categorías:Campus, U Empresa Etiquetas: , ,

Importancia de la Planeación Universitaria


La información de este artículo se ofrece con la finalidad de explicar la importancia de la planeación universitaria con fines del mejoramiento educativo continuo por medio de la puesta en marcha de estrategias de desarrollo, que es de vital importancia para la institución, sus docentes y estudiantes.

La planeación universitaria, se define como “la herramienta fundamental para la toma de decisiones futuras,” mediante la planificación y el desarrollo de acciones en una institución educativa superior: lo que se quiere lograr, cómo hacerlo, las razones, recursos disponibles, establecimiento de metas con fechas concretas, etc. Sus objetivos principales son múltiples y se enfocan en el bienestar de sus estudiantes, la democracia, la convivencia, la formación humanista y científica, la reputación a nivel nacional, entre otras.

Es de suponer entonces, que para los directores y docentes, la importancia de la planeación universitaria radica en hacer una estrategia a largo plazo (de 5 a 10 años) con las principales ideas que se quieren realizar en ese transcurso de tiempo. Así como los países desarrollados, las empresas productivas y otras entidades similares, piensan a largo plazo, del mismo modo debería ocurrir con toda institución educativa que pretenda conseguir logros durante el transcurso del tiempo.

El camino a seguir para realizar una adecuada planeación no es fácil, tiene labores y funciones de investigación, enseñanza, aprendizaje. Algunas de las preguntas que se deben hacer los directores, y docentes al momento de desarrollar una estrategia a largo plazo con relación a sus instituciones de educación superior, son: ¿cómo será la universidad al final de ese período? ¿Qué se quiere lograr? ¿En cuál situación nos encontramos y hacia cuál queremos ir? ¿Contribuye a lo que queremos? ¿Nuestras tareas se enfocan en la misión de la universidad?, etc.

Ya vemos muchos casos exitosos en Colombia, como la Universidad Javeriana, del Atlántico, Sergio Arboleda, de los Andes, entre otras, las cuales han tenido en cuenta la importancia de la planeación universitaria, y han desarrollado su estrategia para los próximos 5 a 10 años, período para el que se piensa concretar muchos proyectos, modelos, metas, para el bien de la comunidad y del país.

En la Unipanamericana desarrollamos un plan estratégico 2008 – 2011 que nos permitió, transformar todo el portafolio institucional y crecer de 4.500 estudiantes a 8.000 estudiantes. Sobre este plan específico comentaremos en otro blog.

Una de los pilares para el cumplimiento de la estrategia, es la economía o la planeación financiera: cuáles son las fuentes principales de ingresos, los egresos o gastos administrativos, operativos, etc.; luego el establecimiento de políticas de estudio con la aprobación del consejo académico, decanos, profesores, rector, y otros actores. Además, se aplicará, la teoría de sistemas o el enfoque sistémico para el logro de la planeación universitaria, los datos con respecto al crecimiento de la población de estudiantes, realizar alianzas con otras instituciones académicas nacionales e internacionales, con la alcaldía local, entre otros.

También, es importante que la planeación universitaria logre con los objetivos propuestos al inicio del período, por medio de la creación de una comisión interna de seguimiento del cumplimiento y consolidación de metas, la cual actuaría como un grupo de asesoramiento, pero también de auditoría económica.

Es aconsejable que este grupo o comisión, evalúe el desarrollo de todos los planes establecidos inicialmente, dentro de las facultades y departamentos de la institución de educación superior, además de tener un programa de desarrollo integral (PDI), el mismo que “guía las decisiones académicas, administrativas y financieras”, que sirva como margo general, y establezca indicadores de avance.

Por ejemplo, para lograr la acreditación de la institución educativa, es necesario que los actores involucrados (docentes, profesores, directores, estudiantes, etc.) se caractericen continuamente de: una investigación de calidad, efectividad administrativa, sostenibilidad a largo plazo, recursos con altos estándares, para el logro del objetivo principal, que sería consolidarse en un entorno, ya sea nacional o internacional.

Finalmente, la importancia de la planeación universitaria radica en el cumplimiento de los objetivos, para lograrlos, es conveniente que la institución educativa superior asigne una cantidad de tiempo y recursos definida, estudiar casos de éxito del país y del exterior, adoptar las buenas prácticas; también, contratar a especialistas en planeación estratégica, para que asesore a la comisión interna, y en lo posible, que trabaje con ella; hacer uso de las herramientas tecnológicas disponibles en el mercado, ejecutar los métodos y modelos que existan, entre otros.

 

Desarrollo del Liderazgo en la Educación Superior


El contenido de este artículo tiene la intención de ampliar la información acerca del desarrollo del liderazgo en la educación superior, enfocado en las universidades de países latinoamericanos, cuál estilo es el más recomendable utilizar, estrategias a seguir, entre otros puntos importantes. La finalidad es responder las preguntas más frecuentes que hay de este tema, además de hacer un corto análisis.

Cómo muchos sabemos, una nación desarrollada, es aquella en la que el gobierno y sus empresas privadas le apuestan al sector tecnológico, educativo y de investigación. La importancia de este tema radica en que las personas que se encargarán y velarán por que se cumplan muchos de los objetivos planteados cuando se desarrolle una determinada estrategia, son los líderes.

Se define al liderazgo como la “capacidad de influir sobre las otras personas y entusiasmarlas para que lleguen a un fin común.” Ese rol será llevado por los docentes o por el personal de recursos humanos de una institución de educación superior, con la finalidad de conseguir mejores resultados académicos de sus alumnos, además de que dentro de sus áreas de estudio, se persiga la excelencia del proceso.

El liderazgo en la educación superior debe nacer de los directivos y docentes de las universidades y demás instituciones. El gestionar no es una actividad mecánica, sino un conjunto de interacciones sociales y humanas, por medio de actividades curriculares formales (cursos, evaluaciones) y no formales (reuniones externas, charlas). La tarea de un líder se basa en tener una mente con originalidad, visión, integridad, que sea responsable, claro, coherente, y con una condición humana de gran calidad. Sólo el hecho de conseguir a la persona que cumpla con todos estos requisitos es difícil, y enseñarlos a un grupo también lo es.

El desarrollo de estrategias de liderazgo en la educación superior requiere de cambios de paradigmas en las prácticas de enseñanza, es decir, que el contenido principal en la que se centra la institución educativa pase de enfocarse en la enseñanza y la instrucción, hacia otra donde se enfoque al aprendizaje y el desarrollo social de las personas.

Algunas de las temáticas que se podrían enseñar durante el desarrollo de las clases, para fortalecer el liderazgo en la educación superior, y los que deben fundamentarse en el fortalecimiento de valores, son las siguientes: la constitución del liderazgo grupal, funcionamiento de los grupos humanos y sus funciones, estilos de liderazgo (autoritario, participativo y liberal), entre otras que se pueden añadir.

Un gran problema que aparece en las instituciones actuales de educación superior, es que los docentes y los directores les cuesta reducir su poder, y cambiar su estilo de liderazgo, ya que han estado apegados a ella durante un tiempo, además que por lo general los estudiantes son menores de edad que ellos, y también existe poca anuencia al cambio, situaciones que deben de ser superadas por medio del fortalecimiento de valores.

El líder debe tener seguridad hacia sí mismo, y la misma debe ser transmitida hacia los demás, saber resolver los problemas, los conflictos y las emergencias, es en estos momentos cuando mejor se desenvuelve. He aquí uno de los pilares del liderazgo en la educación superior, la confianza. Se le debe dar poder a los alumnos, para que desarrollen talentos y actitudes, que les permita mejorar su autoestima, por medio de ejercicios pedagógicos individuales o grupales, es muy recomendable que sean elaborados por psicólogos profesionales, con la finalidad que den resultados.

Una vez que el líder entre en cualquier organización, tiene que estar preparado para enfrentarse con los diferentes problemas, y no debe “aprender en el camino”, se debe comprometer con la gerencia inmediatamente, con el personal, con las actividades internas y externas, y debe posicionarse en la jerarquía que le corresponda dentro de la estructura organizacional.

Se puede complementar el conocimiento de las personas encargadas del liderazgo en la educación superior con conocimiento nacional e internacional, existen una serie de estándares, llamados ISLLC y NAESP, las cuales se basan en las experiencias de los directores y docentes de instituciones educativas, además de ellas, se puede consultar con libros, charlas, entre otras fuentes, para aprender más.

 

Categorías:Gestión, Liderazgo Etiquetas: ,

Programas de Seguimiento a Egresados


Los programas de seguimiento a egresados son vitales para lograr la plena efectividad del objetivo primordial que se establece en cualquier marco formativo de la educación superior: capacidad de insertar al individuo en el escenario laboral, y permitirle que se desarrolle plenamente y de forma sostenible y duradera en el tiempo. Y esa necesidad hoy, en la actualidad, aún es mayor cuando se comprueba que el mercado laboral actual, la carrera profesional de cualquier individuo, requiere de un seguimiento, una capacitación y un reciclaje constante y permanente.

Los programas de seguimiento a egresados se basan en dotar al ya exalumno de las herramientas, de las actividades y del seguimiento necesario para que este una vez graduado y en consecuencia finalizados los estudios en el centro educativo de educación superior, en la universidad, este no quede desconectado completamente de esa realidad, siga vinculado a la misma, y tenga a su disposición, todas esas herramientas, actividades y seguimiento, que deben permitirle desarrollarse como persona y como profesional de forma permanente y efectiva.

Entre las distintas acciones que muchos de los programas de seguimiento a egresados para lograr esos objetivos establecidos, están las de mantener un contacto permanente y sostenido con el egresado, ofreciéndole actividades que se realicen en el seno de la institución, cursos de reciclaje adaptados a su interés, cursos y formación complementaria adaptada a sus necesidades, y también un catálogo de actividades o eventos por ejemplo culturales o académicas que puedan resultar del interés del egresado.

Programas de seguimiento para egresados los hay de distinta índole, y desarrollados por distintas instituciones, algunos de ellos son los siguientes:

Por una parte se encuentra el programa GRADUA2, un programa que se encuentra dentro del programa Alfa desarrollado por la Unión Europea, y que ha incorporado a distintas instituciones y universidades, tanto de América Latina como de Europa.

Por otro lado, se encuentra el programa de seguimiento a egresados desarrollado por la Universidad Autónoma de Campeche, denominado “Programa institucional de seguimiento a egresados”

Y por último, y para mencionar una breve muestra de estos se encuentran los programas de seguimiento para egresados desarrollados por las universidades UMSNH y la UV de México, todos ellos planteados y diseñados para dar las soluciones pertinentes a sus egresados.

En definitiva, como se ha comentado, esta es una breve y simple muestra de algunos de los programas de seguimientos a egresados que existen. Pero sin duda, es de destacar y de reiterar antes de finalizar este artículo, la necesidad de los mismos, pues como se ha comentado y como se puede comprobar día a día, el entorno social en el que la sociedad actual se mueve, no es aquel entorno social estático, de lento avance y lentos cambios. Sino que la sociedad actual, se mueve en un entorno donde los cambios son permanentes, la rapidez de los mismos es vertiginosa, y lo aprendido ayer puede no servir mañana. Eso hace, que hoy, más aún si cabe, los programas de seguimiento a egresados resulten imprescindibles.