Archivo

Archive for the ‘Academia’ Category

Repositorios digitales, llave a un conocimiento avanzado


Imagen de BDCOL.ORG, la Biblioteca Digital que da acceso a los principales repositorios del país

‘Repositorio’ suena como a una palabra lejana, que está en desuso, pero sucede lo contrario: cada vez se emplea más. Si la busca en redes sociales, encontrará un número considerable de tweets con el término, en los que hacen referencia a colecciones de recursos en la red de todo tipo.

En Twitter, una agencia (BridgeAgencia) publicó que: “Se considera que actualmente Facebook es el mayor repositorio de fotografías con 140.000 millones de fotos”, esta afirmación lleva a la definición de la palabra: en principio, un repositorio es un lugar donde se pone o deposita algo.

También hay otra manera más larga pero más precisa para referirse a un repositorio: “Biblioteca de acceso abierto a la información científica”, que en sí misma indica la finalidad de esta herramienta. Esta ya es una definición que remite a qué tipo de información se llega a través de un repositorio digital, la cual excluye a Facebook.

Entonces, ¿qué objetivo tiene un repositorio? Tiene el fin de almacenar, preservar y difundir la producción científica e investigadora de una institución, por supuesto en formato digital y en línea; además, tan importante como lo anterior: es de acceso abierto, libre y gratuito, y contiene el texto completo de los artículos.

Los repositorios digitales integran el movimiento Open Access Initiative, una iniciativa internacional que surgió en 2001 para elaborar artículos de investigación en todos los campos del conocimiento académico, que estén disponibles libremente en Internet, con el fin de facilitar la difusión del saber científico y promover el acceso libre a este conocimiento. La iniciativa se extendió más allá de artículos y es el germen que dio pie al concepto de repositorios digitales.

¿Dónde se encuentran los repositorios y cómo se accede a ellos?

Los repositorios se encuentran en la web, los más representativos están registrados en directorios como ROAR, OpenDOAR, OpenArchives, y en la lista de repositorios de la Universidad de Illinois. Igualmente, tienen presencia en sitios denominados recolectores como GoogleAcadémico, Driver, OAIster, Universia, Biblioteca Digital de Colombia (BDCOL), entre otros.

Ya sabe dónde encontrarlos, y sus generalidades, pero ¿qué otras utilidades brindan? Gracias a un repositorio se incrementa la visibilidad de las obras, los autores e investigadores y de las instituciones, por ejemplo de las universidades. Así mismo, crece significativamente la repercusión de la producción científica disponible en la red.

Además, en los repositorios digitales los documentos están almacenados en una base de datos unificada y referenciados con metadatos acordes con normas internacionales, lo cual permite que se recuperen desde recolectores como GoogleScholar y buscadores. Por otra parte, un repositorio virtual tiene un costo de operación muy bajo si se compara con el manejo físico de una colección.

¿Qué más caracteriza a un buen repositorio?

Recolecta España, Webometrics, y el kit de buenas prácticas de acceso abierto de Portugal indican, entre otras, que un repositorio debe tener un acceso directo desde el homepage o página de inicio de la entidad del que dependa; tiene que contar con su subdominio web, además de una declaración pública de su misión y sus objetivos. Igualmente, se deben encontrar fácilmente las instrucciones de cómo depositar documentos en el sistema.

Otro aspecto importante es que cada documento de un repositorio tenga un permiso expreso del autor para difundirlo por ese medio con condiciones previas. Este tema cobra más importancia hoy cuando estamos en el debate de la legislación de contenidos en Internet, derechos de autor y difusión de conocimiento a través de licencias de creative commons.

Principales repositorios institucionales

El ranking web de repositorios del mundo de 2011, que se ha estado publicando desde 2008, en los meses de enero y julio, señaló a estos repositorios como los cinco primeros:

 

 

 

A través de este ranking también puede conocer cuáles son los primeros repositorios en las categorías de universidades, el cual se está editando desde 2004. En su última edición quedó en primer lugar el repositorio del Massachusetts Institute of Technology.

Igualmente, tiene la opción de conocer el top de repositorios en las categorías de hospitales, escuelas de negocios y centros de investigación.

La situación en Colombia

En 2008, Gloria Patricia Ospina, de la Universidad EAFIT, elaboró el Estado del Arte Bibliotecas Digitales- Ámbito Nacional – Biblioteca Digital Colombiana, publicado en BDCOL. Este estudio presentó los resultados de una encuesta acerca del uso y planes de desarrollo en sistemas de información documental, repositorios o bibliotecas digitales hecho a instituciones de la red RENATA, 41 para ser exactos.

Se encontró que el 39% de las instituciones afirmaba tener una biblioteca digital y el 61% de las instituciones no la tenían, y que de las 25 instituciones que decían no tener repositorios digitales, el 72% se encontraban en proceso de creación y desarrollo. En menor proporción, el 28% dijo no estar en proceso de crear su biblioteca digital.

En cuanto a propiedad intelectual, se determinó en el estudio que “la mayoría de las instituciones aplican políticas de propiedad intelectual propias en un 94% (15), seguido de un 38% que utilizan Creative Commons y en menor proporción el 6% utiliza Sherpa”.

Entonces, de estos repositorios más los existentes hasta la actualidad. ¿cuáles son los más importantes en Colombia? Actualmente existen 26 repositorios en el país, recolectados en ROAR; por número de documentos, los 10 primeros son:

  1. Biblioteca Digital – Universidad Icesi  / Universidad Icesi
  2. Portal de Revistas UN / Universidad Nacional de Colombia
  3. Repositorio Institucional UN / Universidad Nacional de Colombia
  4. Universidad de La Sabana
  5. Repositorio Digital de la Universidad del Norte / Universidad del Norte
  6.  edocUR / Universidad del Rosario
  7.  Biblioteca Digital Icaro / Pontificia Universidad Javeriana
  8.  Repository of Javeriana University. / Pontificia Universidad Javeriana
  9. Colecciones Digitales Uniminuto
  10. DSpace — Corporacion Universitaria Minuto de Dios: Pàgina de inicioDSpace Universidad Minuto de Dios

 

Por Qué Una Red Social Universitaria?


La llegada de la virtualidad ha producido un profundo impacto en todas las áreas del desarrollo humano, ampliando las posibilidades de contacto e intercambio de información, con una considerable aceleración en el avance de las investigaciones del desarrollo científico y la manera en que el universitario, docente o estudiante, participa de esos avances y utiliza las herramientas disponibles para construir una red fluida entre pares y superiores.

¿Cual es la finalidad de crear una red social universitaria?

Para contestar esta pregunta deberíamos remontarnos al origen del mismísimo Facebook, una red social universitaria que extrapoló su finalidad al público en general, transformándose en un proyecto económicamente redituable, cuyo alcance en las relaciones humanas tradicionales no ha sido todavía evaluado con precisión.

Teniendo esto en cuenta, nuestra respuesta a la potencia intrínseca de una red universitaria es la de crear y fortalecer vínculos con un fin determinado, esto incluiría la misión de liderar dentro de la comunidad donde ésta reside, aportando y encaminando proyectos nacidos de los claustros para expandirlos a los diferentas áreas de la sociedad donde la universidad encuentra sus raíces, además del propio desarrollo educativo de proyectos intra y extra universitarios.

¿Cuáles son los instrumentos que una red universitaria puede utilizar en su desarrollo?

La variedad de instrumentos virtuales desarrollados en las actuales plataformas cuentan con una amplitud de opciones enriquecedoras para los participantes de la red universitaria: desde el básico correo electrónico, hasta formas más actualizadas de participación como foros, chats, sistemas de tutoría sobre diversas temas educativos, foros y congresos virtuales, blogs participativos, gacetillas informativas, utilización de sistemas de mensajería instantánea y otros. Este tipo de recursos se agrupan bajo el nombre de MOODLE, son de fácil manejo por las nuevas generaciones nacidas bajo el signo de lo virtual, accesibles y en su mayoría, sin costo adicional.

¿Qué mejoras aportan las redes universitarias a la vida interna de las instituciones?

Se ha definido a la velocidad para acceder e intercambiar información como uno de los puntales básicos del valor de la virtualidad, pero podemos agregar que la creación de proyectos donde los alumnos y profesores asuman distintas responsabilidades, desarrollen sus capacidades intuitivas, lógicas y organizativas, manteniendo un contacto virtual aparejado al real, enriquece las relaciones humanas y profesionales dentro del ámbito educativo, reduce la apatía de ciertos alumnos, estimula la confianza y define los valores humanos como la participación y la cooperación.

¿Puede el sector empresario beneficiarse de la participación en redes sociales universitarias?

El sector empresario puede beneficiarse y beneficiar a los estudiantes que participen en estas redes sociales, otorgando becas y apoyo para la creación de nuevos instrumentos aplicables a la red social  en sí y a otros proyectos de alcance general que nazcan de las mismas redes o de las universidades que las contienen.  Los límites de los beneficios que el sector empresarial puede obtener de la participación en estas redes como elemento de fomento y desarrollo pueden ser definidos sólo por los objetivos que el mismo sector se proponga como método, es decir, su amplitud es considerable y el margen de maniobrabilidad, extensible.

¿Cómo manejar la seguridad en las redes universitarias?

Uno de los problemas que se plantean en este tipo de redes es la seguridad de la misma red y de los participantes en ella. Definir la seguridad conlleva la idea de que en sí misma una red cuenta con puntos débiles que deben ser eliminados o reducidos. Por ejemplo, la posibilidad de que los participantes sean identificados es una cuestión básica, más allá de ella, hay que agregar que se necesita de modos de control para que la red no se convierta en depositaria de mensajes partidistas de cualquier naturaleza, mensajes del tipo “spam” encubiertos como ofertas educativas o de otro tipo, o información inexacta o poco confiable. Contaremos para contrarrestar estos inconvenientes con un equipo de profesionales que harán un rastreo especial de este tipo de problemas con ayuda de algún tipo de software especialmente desarrollado, y mantendremos todos los recaudos humanos posibles, como fomentar el desarrollo de una conciencia ética dentro del grupo de participantes de la red.

¿Qué debe tenerse en cuenta para crear una red social universitaria?

Primero debemos definir su objetivo, académico y/o profesional. Luego debemos disponer de recursos para que la red funcione: contaremos aquí con los soportes materiales, humanos y virtuales disponibles para ello, organizando las relaciones de éstos entre sí. Pasaremos a la constitución de los nodos de información, estos nodos pueden ser ubicados estratégicamente por temática, región y/o calidad de los responsables de ellos. A partir de allí, marcaremos las expectativas que se desprenden de la red, el papel de cada uno de los miembros, la importancia de los nodos y estableceremos los medios de comunicación entre los nodos y los participantes.

Las expectativas y las capacidades de cada red social universitaria están en relación a la cantidad de recursos disponibles y objetivos definibles. Sus alcances, como todo aquello relacionado con virtualidad y sociedad, son francamente alentadores y de gran importancia para el futuro inmediato.

 

Proyectos “Open Access” para Educación Superior


El acceso del conocimiento por medio de recursos virtuales ha invadido en los últimos años el campo de las universidades y los colegios a través de diversos proyectos como Gutemberg, Open Library, MIT, Open Acces y otros similares, que ponen a disposición del público una cantidad casi ilimitada de material literario editado anteriormente en papel. La cantidad de títulos aumenta cada día en los anaqueles virtuales, creciendo no sólo el volumen de libros digitalizados si no también su especialización en áreas exclusivas del ámbito universitario. Ésta apertura de una puerta no ortodoxa a un saber tradicionalmente reservado a los claustros académicos tiene un impacto aún no determinado en la comunidad científica y universitaria, pero absolutamente visible en el uso diario de miles de estudiantes y profesionales del mundo entero que pueden obtener  de modo casi inmediato información calificada de diversas fuentes para enriquecer sus investigaciones y estudios.

Comenzaremos a reseñar el Proyecto Gutemberg, que goza del prestigio de ser la primera biblioteca virtual del mundo, con un sitio desde el cual se puede acceder a más de 36.000 libros para descargar en la PC, Kindle, iPad , Android y otros medios de reproducción portables. Nacido en 1971 cuando Michael Hart, quien estudiaba en la Universidad de Illinois en ese momento, difundió por primera vez por medios electrónicos un libro: La Declaración de la Independencia de Estados Unidos de América. A partir de allí se fue desarrollando la idea de poner al alcance de cualquier individuo los libros editados de forma física, y combatir el analfabetismo y la ignorancia, brindando un apoyo cultural inédito en la tarea educativa. Hoy en día podemos decir que el objetivo del Proyecto Gutemberg, si bien aún es lejano, no ha quedado relegado a un mero sueño, ya que suma miles de consultas mensuales, incluyendo material en los más variados idiomas. La mayor parte de los libros que forman parte del catálogo del Proyecto Gutemberg son de dominio público y carecen de derechos autor, al menos en Estados Unidos, y en general se encuentran en inglés, aunque una cuerpo importante de material en español puede ser descargado de este sitio.  Entre las obras que pueden consultarse en este sitio figura una amplia lista de audio libros generados por voces sintetizadas, otros leídos por voces humanas, grabaciones, compilaciones de datos, partituras musicales, ilustraciones y  materiales diversos.

Otro de los sitios más consultados es Open Library (Biblioteca Abierta),  proyecto de Internet Archive, organización no lucrativa, que ofrece “un catálogo virtual editable, dedicando una página web a cada libro publicado en el mundo” según la propia definición que el proyecto ofrece en su sitio en línea.  Con el apoyo parcial de una beca otorgada por la California State Library (Librería del Estado de California), este proyecto fue creado con el ánimo de emular a Wikipedia en la operatividad, Open Library permite la adición y corrección de su catálogo actual por los usuarios, quienes pueden buscar por título, autor o lista, además de subir sus libros y/o participar como desarrolladores.  Con más de 11.000 miembros, 36.125 catálogos editados y 4.967 libros prestados, ofrece links a más de un millón de libros en la web, donde se pueden encontrar prácticamente todos los clásicos de la literatura universal, además de obras científicas y de difusión. Open Library es un excelente aliado en la búsqueda de textos específicos en la web, aunque para ello debemos disponer de un poco de práctica para obtener los mejores resultados.

Siguiendo nuestro recorrido por el mundo de las bibliotecas virtuales, tenemos que resaltar la MIT Library,  Biblioteca del Instituto Tecnológico de Massachussets, que pone en su sitio web una completa guía a los servicios de las múltiples bibliotecas físicas del Instituto,  los cuales incluyen colecciones de historia, artes y humanidades, música, partituras, economía y otros tópicos de consulta  exclusivos para miembros del Instituto. En su sección MIT History encontramos, por ejemplo, documentos de acceso digital como MIT Report to the President 1994-1995,1981-1997, en formato PDF y otros del mismo tipo, a los que se pueden acceder desde una computadora, sobre  la historia del MIT.. Entre tanta variedad de material consultable, existen fotografías de las diversas colecciones del Instituto, verdaderas rarezas en algunas ocaciones  y materiales varios relacionados con las actividades y la historia de la institución. En otras secciones se pueden ver libros fotografiados,  como Los Procedimientos de la Society for Physical Research, editado en 1883: todo esto habla de la riqueza disponible y la movibilidad de recursos físicos y virtuales de los que goza el Instituto, junto a su  visión renovadora de la experiencia del conocimiento.

Indudablemente la irrupción paulatina pero persistente de la tecnología en los medios educativos, ha cambiado los procedimientos, las relaciones y los tiempos en que la educación superior encara la investigación y  la recolección de datos a lo largo de todos sus procesos, reajustando permanentemente los recursos físicos y virtuales para asegurar la mejor calidad posible del material consultado, ya que muchas veces el material digitalizado incluye errores, que aún con el chequeo de los software desarrollados especialmente para ellos, no pueden ser erradicados totalmente si no después de varias revisaciones por medio de profesionales idóneos. Encontramos así, que los cambios operados no descartan  la posibilidad de un constante control y la necesidad de incorporar estos una rutina de educación formalizada y adaptada a los cambios que nos exige una tecnología que plantea un crecimiento desafiante.

 

Modelo ADDIE de Diseño Instruccional


Uno de los mayores retos a los que se enfrenta cualquier sistema educativo, es el reto de diseñar un sistema, un modelo docente que sea apto, pero además eficaz para lograr los objetivos que con su impartición se pretenden logar, y en ello tiene una gran importancia el diseño instruccional implementado.

Y es en ese alcance, y en ese diseño, donde se encuentra la necesidad de modelos adecuados, modelos como por ejemplo el modelo ADDIE.

El modelo ADDIE se basa en un escenario de cinco pasos para su desarrollo que a continuación se describirán. Pero especialmente el modelo ADDIE se caracteriza en que se basa en un planteamiento no estricta ni meramente lineal. Es decir, el modelo ADDIE en los estudios universitarios ofrece una versatilidad y una permeabilidad a cada momento del proceso formativo que no se encuentra en algunos de los otros modelos de diseño instruccional existentes.

Con ello el modelo ADDIE deja de ser un modelo “rodillo”, de evolución fija y estática, y pasa a ser un modelo dinámico, e interactivo, en el cual, el inicio de una siguiente fase tan sólo viene determinada por la secuencia lógica de la superación de la fase anterior, y no por una secuencia de fases inalterable e independiente del resultado de su antecesora.

Y tal como se ha dicho, y para dar conclusión, el modelo de diseño instruccional ADDIE se basa en cinco fases que son las que permiten el desarrollo del mismo, estas cinco fases, este “esqueleto” del modelo ADDIE, se encuentran en la siguiente exposición de fases:

Fase analítica: En este fase el modelo ADDIE se centra en base al análisis de los recursos existentes, las particularices de la audiencia a la que se dirigirá el programa y otras consideraciones, establecer el marco base que dará lugar al modelo instruccional implantado.

Fase de diseño: En esta fase el marco base surgido del análisis toma la forma y el contexto deseado

Fase de desarrollo: En esta fase el modelo ADDIE se basa en su impartición, bajo la premisa principal de ofrecer al estudiante universitario una experiencia innovadora. Y muy especialmente innovadora por la capacidad de modular su desarrollo acorde con la particularidad de cada estudiante

Fase de implementación: El modelo ADDIE en esta fase realiza de forma efectiva la aplicación del programa universitario correspondiente

Fase de evaluación: En esta fase el modelo ADDIE se centra en evaluar los resultados del modelo en el estudiante, y en analizar los resultados que obtiene el modelo en general en sí mismo.

 

Nuevo Rol del Profesor


El presente artículo desarrolla un corto análisis acerca de los nuevos roles a los que se enfrentan los docentes.

Los profesores de hoy enfrentan un gran dilema: enseñar con el paradigma o modelos educativos de hace décadas (más estático, centrado en el profesor y en la institución, con la ayuda de libros) o el moderno (dinámico, centrado en el alumno, con la ayuda de la tecnología y las computadoras). Lo que para ambos casos, los directores de las instituciones académicas (universidades o escuelas secundarias, públicas o privadas) buscan es conseguir la calidad total con un contenido que promueva la excelencia, pero tomando en cuenta las creencias, valores y expectativas de la sociedad donde esté ubicado el recinto.

Luego de muchos estudios a lo largo de los años, se ha encontrado que los roles ideales de los profesores son dos, claramente diferenciables: una es como guía, cuando ellos cumplen resolviendo problemas, preguntas y dudas a sus alumnos; la otra tarea complementaria de los educadores es como sabios, cuando actúan dictando clases teóricas, suministrando la información del contenido de las diferentes materias, exponiendo, etc. Independientemente se utilice un paradigma antiguo o moderno.

Sea cual sea la estrategia que planteen los directores de las instituciones académicas, deben situar al profesor como guía, para que él mismo cumpla con las siguientes actividades: su rol de enseñanza, que no se limite a explicar sino que sea un compañero más, ajuste su estilo personal dependiendo de las circunstancias (socioeconómicas, políticas, religiosas, etc.), obtener habilidades y conocimientos extra académicos que ayuden con el desarrollo de las clases, entre otras.

Para que los alumnos vean al profesor como guía académico, es necesario que él o ella planifiquen su instrucción antes de empezar las clases, para lo mismo es recomendable que piense cómo va a transmitir el contenido, con cuál estilo o paradigma educativo va a trabajar, cuáles funciones y métodos aplicar, escoger las temáticas relevantes e información relacionada, cuáles competencias se van a adquirir, tipos de evaluación, y contexto o circunstancias. Lo que conllevaría finalmente a entregar una calidad total a los estudiantes.

Una vez que se tenga pensado y planificado qué se piensa enseñar, es conveniente desarrollar la estrategia que se utilizará para transmitir este conocimiento durante las clases, algunas de las tareas que se deberían cumplir dentro  del nuevo rol de profesor son: cuidar la apariencia personal, dar una presentación inicial a todos (las primeras impresiones persisten), sensibilizar al alumno hacia el aprendizaje, darle motivación y autoconfianza, centrarse en el contenido principal de cada materia con posibilidades de que se dinamice, es decir que se puedan añadir diferentes fuentes (con la tecnología presente de nuestros días es fácil), resumir los puntos claves de la información, controlar y evaluar; aunque todas éstas son importantes, existen otras que se pueden adicionar y desarrollar.

Las últimas tareas o la etapa final que el profesor como guía debería hacer luego de la labor pedagógica, es favorecer la recuperación y la evaluación de los conocimientos adquiridos por sus alumnos, al fin y al cabo, el aprendizaje se mide por niveles numéricos, en este caso, calificativos por medio de pruebas y exámenes (oral o escrito, tipo cuestionario o de desarrollo); lo siguiente es desarrollar procesos de autoevaluación, utilizar el trabajo en grupo, y ayudar a valorar lo aprendido.

Debido al avance de la tecnología, el nuevo rol del profesor actual, debe hacer una adaptación a ella; ahora es posible recibir clases sin estar físicamente presente, enviar información y documentos por medio de la red, intercambiar datos por los teléfonos móviles, videoconferencias y medios audiovisuales. Es una herramienta a tener en cuenta, porque cada año se populariza más debido al abaratamiento de sus costos.

Algunas de las conclusiones sobre las estrategias actuales que debe tener el profesor como guía son: este rol no es único, sino múltiple y cambiante, la transmisión del control del aprendizaje es gradual y dinámico, es decir que varía al transcurrir el tiempo, los errores pueden venir por exceso o defecto de la información del contenido, el profesor debe ser un compañero más de sus alumnos, y todo el tiempo aprender y aprender, para enseñar y enseñar mejor.