Archivo

Posts Tagged ‘innovación’

Estrategias para Promover la Innovación


La información contenida en este artículo tiene el objetivo de expresar la importancia de promover la investigación e innovación, vitales para el crecimiento educativo y productivo nacional. Se explicará algunos de sus componentes, relación con la tecnología, y cómo el desarrollo e implementación de las mismas puede mejorar el bienestar social y la capacidad de las personas, que son la base de la economía de cualquier país del mundo.

La innovación se define como “el arte de convertir las ideas y el conocimiento en productos, procesos o servicios” con los que el mercado (en este caso el nacional) mejore, en términos de ser más competitivo mundialmente, y relaciona más que sólo tener imaginación, como muchas personas piensan. El término de investigación, más utilizado, se conoce como el proceso, en el que se “aplica el método científico, para obtener información relevante” con la finalidad de aumentar el conocimiento inicial.

La investigación e innovación son dos áreas en las que los países desarrollados invierten una parte considerable de su Producto Interno Bruto (PBI), entre el 5% al 10%, muy contrastado con nuestra región en Latino América, donde sólo se invierte entre 0.5% a 1% en la mayoría de los casos. Los resultados hablan por sí solos, aquellos que obtienen los mayores ingresos, tienen amplios mercados, y una alta calidad de vida, son los que concentran sus esfuerzos para innovar, crear, y realizar (del plano imaginativo al hecho o producto en concreto).

Algunas de las acciones que promuevan la innovación en cualquier país del mundo, son: mayor inversión en el sector por parte del Estado, facilidad en el otorgamiento de créditos y finanzas a instituciones educativas, organizaciones de investigación científica (pública y privada), apertura económica mediante suscripciones de acuerdos de intercambio de conocimiento y productos, eliminación o reducción de la burocracia en la creación de empresas productivas y tecnológicas, políticas de beneficios impositivos para las empresas que inviertan en el sector, reglas económicas y políticas claras, educar y capacitar a la fuerza laboral de áreas científicas, entre otras.

La mayor inversión en las áreas de investigación e innovación, se traduce en construir infraestructuras dedicadas a tales fines, aumentar los salarios a los investigadores, trabajadores y desarrolladores de proyectos educativos o productivos, administración y auditoría de esos fondos, compra de equipos de tecnología de punta para la facilitación de las actividades laborales, construcción de comedores para todo el personal, transporte, entre otras, que conlleven a la entrega de resultados con mayor eficiencia.

El otorgamiento de créditos a las instituciones educativas es importante para promover la innovación, debido a que muchos estudiantes, investigadores y trabajadores de los proyectos productivos se beneficiarían económicamente, aspecto que a muchos con seguridad los motivaría a ser cada día más eficientes y poner más esfuerzo en sus diferentes tareas.

Con respecto a la apertura económica, ésta depende directamente del Gobierno, por medio de la suscripción de acuerdos internacionales, tratados de libre comercio y similares, con países que tengan experiencia en las áreas de tecnología e investigación, con la finalidad que haya un intercambio de productos, servicios y experiencias.

Se necesita eliminar o reducir la burocracia para mejorar la investigación e innovación, porque al ser los diferentes trámites legales y gubernamentales más rápidos, se lograría abrir empresas, construir alianzas, firmar acuerdos y contratos, comprar y vender productos de otros países (importación y exportación, pago de aranceles), con mucha más agilidad y eficiencia, lo que reduciría los tiempos de todo el proceso, en general.

Tener una buena política de beneficios impositivos, con los que incentivaría la inversión del sector privado, sería excelente para promover la innovación, del lado financiera. Una excelente idea para lograrlo, es reduciendo el impuesto a la renta ligeramente si hay un aporte económico a las instituciones investigadoras, bien sean públicas o privadas.

Un país que quiera respaldar la investigación e innovación, debe tener reglas económicas claras, sumadas a una estabilidad política, ya que la mayoría de empresas realizan sus inversiones tanto fuera o dentro del país para obtener réditos, sentirse con la confianza suficiente y con el mínimo riesgo de futuras pérdidas.

Los organismos del Estado, junto con las empresas productivas (sobre todo nacionales), deben hacer hincapié en capacitar a la fuerza laboral de las áreas científicas, con los procedimientos y técnicas actualizados, otorgar material bibliográfico, charlas educativas, exposiciones, prácticas grupales, para que sean eficientes y la actividad investigativa e innovadora, finalmente sea eficaz, con lo que se lograrían mejores resultados futuros.

 

Anuncios