Archivo

Posts Tagged ‘u innovadora’

Estrategias para Promover la Innovación


La información contenida en este artículo tiene el objetivo de expresar la importancia de promover la investigación e innovación, vitales para el crecimiento educativo y productivo nacional. Se explicará algunos de sus componentes, relación con la tecnología, y cómo el desarrollo e implementación de las mismas puede mejorar el bienestar social y la capacidad de las personas, que son la base de la economía de cualquier país del mundo.

La innovación se define como “el arte de convertir las ideas y el conocimiento en productos, procesos o servicios” con los que el mercado (en este caso el nacional) mejore, en términos de ser más competitivo mundialmente, y relaciona más que sólo tener imaginación, como muchas personas piensan. El término de investigación, más utilizado, se conoce como el proceso, en el que se “aplica el método científico, para obtener información relevante” con la finalidad de aumentar el conocimiento inicial.

La investigación e innovación son dos áreas en las que los países desarrollados invierten una parte considerable de su Producto Interno Bruto (PBI), entre el 5% al 10%, muy contrastado con nuestra región en Latino América, donde sólo se invierte entre 0.5% a 1% en la mayoría de los casos. Los resultados hablan por sí solos, aquellos que obtienen los mayores ingresos, tienen amplios mercados, y una alta calidad de vida, son los que concentran sus esfuerzos para innovar, crear, y realizar (del plano imaginativo al hecho o producto en concreto).

Algunas de las acciones que promuevan la innovación en cualquier país del mundo, son: mayor inversión en el sector por parte del Estado, facilidad en el otorgamiento de créditos y finanzas a instituciones educativas, organizaciones de investigación científica (pública y privada), apertura económica mediante suscripciones de acuerdos de intercambio de conocimiento y productos, eliminación o reducción de la burocracia en la creación de empresas productivas y tecnológicas, políticas de beneficios impositivos para las empresas que inviertan en el sector, reglas económicas y políticas claras, educar y capacitar a la fuerza laboral de áreas científicas, entre otras.

La mayor inversión en las áreas de investigación e innovación, se traduce en construir infraestructuras dedicadas a tales fines, aumentar los salarios a los investigadores, trabajadores y desarrolladores de proyectos educativos o productivos, administración y auditoría de esos fondos, compra de equipos de tecnología de punta para la facilitación de las actividades laborales, construcción de comedores para todo el personal, transporte, entre otras, que conlleven a la entrega de resultados con mayor eficiencia.

El otorgamiento de créditos a las instituciones educativas es importante para promover la innovación, debido a que muchos estudiantes, investigadores y trabajadores de los proyectos productivos se beneficiarían económicamente, aspecto que a muchos con seguridad los motivaría a ser cada día más eficientes y poner más esfuerzo en sus diferentes tareas.

Con respecto a la apertura económica, ésta depende directamente del Gobierno, por medio de la suscripción de acuerdos internacionales, tratados de libre comercio y similares, con países que tengan experiencia en las áreas de tecnología e investigación, con la finalidad que haya un intercambio de productos, servicios y experiencias.

Se necesita eliminar o reducir la burocracia para mejorar la investigación e innovación, porque al ser los diferentes trámites legales y gubernamentales más rápidos, se lograría abrir empresas, construir alianzas, firmar acuerdos y contratos, comprar y vender productos de otros países (importación y exportación, pago de aranceles), con mucha más agilidad y eficiencia, lo que reduciría los tiempos de todo el proceso, en general.

Tener una buena política de beneficios impositivos, con los que incentivaría la inversión del sector privado, sería excelente para promover la innovación, del lado financiera. Una excelente idea para lograrlo, es reduciendo el impuesto a la renta ligeramente si hay un aporte económico a las instituciones investigadoras, bien sean públicas o privadas.

Un país que quiera respaldar la investigación e innovación, debe tener reglas económicas claras, sumadas a una estabilidad política, ya que la mayoría de empresas realizan sus inversiones tanto fuera o dentro del país para obtener réditos, sentirse con la confianza suficiente y con el mínimo riesgo de futuras pérdidas.

Los organismos del Estado, junto con las empresas productivas (sobre todo nacionales), deben hacer hincapié en capacitar a la fuerza laboral de las áreas científicas, con los procedimientos y técnicas actualizados, otorgar material bibliográfico, charlas educativas, exposiciones, prácticas grupales, para que sean eficientes y la actividad investigativa e innovadora, finalmente sea eficaz, con lo que se lograrían mejores resultados futuros.

 

Anuncios

Estrategias de Internacionalización


El presente artículo explica de manera breve la importancia de ingresar a las redes de internacionalización por parte de las instituciones educativas superiores (IES) de Colombia, los esfuerzos que se están haciendo en la actualidad, algunos casos de éxito, cuáles son sus objetivos principales, e información relacionada de importancia.

Y es debido a causas de la globalización, que muchos países han abierto sus fronteras (flexibilización de políticas de inmigración, tratados de libre comercio, además por el abaratamiento de costos de transporte y comunicaciones, popularización de la tecnología de punta, etc.), con la finalidad del intercambio económico, cultural y social, por esta razón, algunas instituciones educativas, tanto públicas como privadas, han visto una excelente oportunidad para complementar las experiencias personales y profesionales, a nivel internacional de sus alumnos.

Las redes de internacionalización se definen como un conjunto de instituciones educativas superiores, las cuales tienen como objetivo “realizar un proceso de desarrollo e implementar políticas y programas para integrar dimensiones interculturales con diferentes países, en referencia a misiones, propósitos y funciones,” con la idea de lograr mayor prestigio y visibilidad.

En Colombia, la organización que vela e impulsa las redes de internacionalización se lleva a cabo por la Red Colombiana para la Internacionalización de la Educación Superior (RCI), la cual fue creada a principios de la década de los 90s por el Ministerio de Educación Nacional, luego se constituye el marco legal, se crean los diferentes nodos regionales a nivel nacional (7 en total), en los que se reúnen las universidades, y similares que cumplen con la reglamentación, con la finalidad de impulsarlas y promoverlas ante un mundo cada vez más globalizado.

Algunos de los aspectos que se quieren fomentar al implementar las redes de internacionalización, son los siguientes: tener una política clara y transparente que permita visualizar los beneficios, movilidad académica entre distintos sistemas educativas en el mundo (profesores, estudiantes e investigadores) a través de períodos cortos de estudio: semestrales, pasantías o prácticas profesionales, programas de doble titulación, entre otros, internacionalizar el currículo por medio del aprendizaje de lenguas extranjeras, y desarrollar la investigación entre diferentes instituciones nacionales con pares de otros países.

Uno de los casos de éxito derivado de las redes de internacionalización, está relacionado con la educación a distancia, ahora es posible obtener un título universitario o de cualquier otra institución de educación superior, tanto de pregrado como de postgrado, sin estar físicamente presente en el lugar de estudios, bien sea para enseñar el contenido de las clases, evaluar o recibir las calificaciones de tareas u otras asignaciones, todo se puede hacer por medio del uso de la tecnología: videoconferencia, correo electrónico, archivos digitales, etc., con un claro beneficio del estudiante para la institución educativa en costos, ahorro de tiempo en traslados físicos y en papelería, entre otros. Este tipo de enseñanza se está implementando desde hace varios años en los países más desarrollados (europeos, asiáticos, norteamericanos), y apenas es una novedad en los países de Latino América, en los que las universidades y academias, recién están empezando a ofrecer clases semi-presenciales.

Uno de los tantos ejemplos exitosos en Colombia, son las de la Universidad del Rosario en Bogotá, la Universidad de Medellín, la Universidad Nacional, entre muchas otras instituciones académicas que han implementado su área de internacionalización, con la que ha sido posible hacer convenios con otros países, con las ventajas que ahora se pueden hacer intercambios estudiantiles, acceder a hacer transferencias completas de carrera, acceder a becas, promociones y descuentos para cursos de idiomas extranjeros, entre otras ventajas.

En la Unipanamericana, tenemos la experiencia de internacionalización con la Universidad de Mondragon, de la cual hablaré en otros blogs.

Por medio de los departamentos de redes de internacionalización de las diferentes universidades y academias, muchos estudiantes han podido viajar para estudiar, especializarse y adquirir mayor experiencia educativa y laboral, útiles para su currículo (CV), además del intercambio de docentes e investigadores, en menor cantidad. Aunque el crecimiento de los países con los cuales se firman los convenios es muchas veces burocrático, se está haciendo el esfuerzo para que se logre una educación de más calidad, y que la misma tenga mayor reputación entre las empresas del sector productivo y entidades gubernamentales a nivel nacional y de otros países.

La finalidad de muchas instituciones de educación superior con sus departamentos locales de redes de internacionalización es proyectarse hacia otros países con convenios, aunque queda mucho por avanzar, en especial por la burocracia estatal, se están haciendo los esfuerzos respectivos, ya que es importante que todos los actores de la educación mejoren su conocimiento con una educación integral, y que se transmita a la economía del país, para el bien común de la población.